2020-10-19
HomeSostenibilidadEstudiantes de La Fundación Educativa de Montelíbano se esfuerzan por mejorar los hábitos alimenticios

Estudiantes de La Fundación Educativa de Montelíbano se esfuerzan por mejorar los hábitos alimenticios

Cinco estudiantes de último grado de bachillerato de la Fundación Educativa de Montelíbano (FEM) han trabajado, dedicándole tiempo y esfuerzo desde el inicio del 2019, al programa de Prevalencia de Peso Normal, Sobrepeso y Obesidad. Estos jóvenes han realizado estudios en los que afirman que el 70% de la población estudiantil evaluada está en peso normal, el 18% está en sobrepeso, el 4,29% en bajo peso y un aproximado del 8% en obesidad.  


El programa ha logrado que se realicen estudios para que los jóvenes de la institución entiendan la importancia de una buena alimentación a la vez que realizan actividades físicas seis días de la semana. Luis Camacho, profesor de educación física y pionero del programa, empezó a notar el incremento del sobrepeso y obesidad en algunos de los estudiantes del colegio y decidió tomar acción para cambiar la situación.


Con el empeño necesario y el apoyo del resto de docentes, Camacho logró incluir una profundización para que los estudiantes no solo cumplieran con sus requisitos de grado pero que también se empoderaran de un proyecto que tuviera un impacto en los demás yendo más allá de un estricto cumplimiento académico. 


Camacho asegura que en este proceso de profundización del tema “ya tenemos algunos diagnósticos de niños con problemas de diabetes y de hipertensión arterial, que son productos de una mala alimentación y hábitos diarios.”

La Fundación Panzenú ha sido clave en el desarrollo de este programa. La clínica fundada por Cerro Matoso se ha encargado de brindarle a los estudiantes todas las herramientas y asesorías necesarias para entender la problemática a fondo y poder plantear soluciones viables a cada una de las causas de las enfermedades. 

“Siempre nos hemos sentidos respaldados en el ámbito económico y social por parte de Cerro Matoso, porque la Fundación Panzenú que nos ayuda muchísimo con sus médicos y sus psicólogos”, afirma Abraham Abad, estudiante de la FEM.
Steissy Ortíz, estudiante e integrante del grupo de profundización expresó que, a pesar de ser un programa que se lleva implementando a través de los años “nosotros entramos y quisimos darle un plus a lo que ya se había hecho. Nos dimos cuenta que año tras año ha aumentado la problemática de obesidad y sobrepeso y no quisimos que se quedara en datos y estadísticas sino también plantear posibles soluciones”. 

El proyecto está y seguirá en curso. Los estudiantes esperan que el desarrollo de su investigación pueda extenderse al resto de instituciones de la región e incluso en el departamento para que, a través de este, se puedan intervenir a muchos jóvenes y reducir las dificultades de salud.


“Cerro Matoso es nuestro apoyo. De la Fundación Panzenú hemos recibido todo el soporte logístico para poder sacar adelante este proyecto. Si logramos educar a la sociedad para alimentarse mejor, eso nos llevaría a reducir costos en la inversión en salud”. Concluyó el profesor Camacho.