2020-10-26
HomeSostenibilidadDocentes de la FEM retornan al colegio con todos los protocolos de bioseguridad

Docentes de la FEM retornan al colegio con todos los protocolos de bioseguridad

Después de varios meses de confinamiento, los docentes de la Fundación Educativa de Montelíbano reanudaron labores en el colegio. El retorno se ha realizado siguiendo varias etapas de preparación y aplicación rigurosa de las normas de bioseguridad. Los docentes de la FEM iniciaron el proceso de adaptación a la “nueva normalidad” con el apoyo de la Fundación Panzenú, el equipo de Crisis y Emergencias, entre otras áreas de Cerro Matoso.

Partimos de la experiencia de Cerro Matoso, que se ha mantenido operando en medio de la emergencia. Con el apoyo de la Fundación Panzenú conocimos el estado de salud de cada uno de los docentes, se acondicionó el colegio gracias al trabajo de la Brigada de Emergencia, se establecieron inducciones y normas que finalmente están siendo cumplidas por todo el equipo”, afirma Jesús Arana, rector de la Fundación Educativa de Montelíbano.

Desde el colegio, los docentes mantendrán las clases virtuales y se preparan para ser, desde la formación y experiencia, ejemplo o guía de cómo deben actuar los estudiantes una vez regresen a clases presenciales.

Con mis compañeros podemos cruzar un saludo a la distancia y ya es ganancia. A mí me encanta estar en el colegio. Hemos recibido capacitaciones y un acompañamiento especial en la aplicación de pruebas. Estamos cumpliendo al pie de la letra todos los protocolos, diligenciamos la bitácora todos los días y vamos a lograr las metas propuestas para esta nueva etapa”, informa Claudia Osorio, coordinadora de preescolar.

Desde esta nueva experiencia, han logrado realizar formaciones generales o actos escolares virtuales. Los profesores manifiestan su emoción de conectarse con los estudiantes para lograr experiencias interesantes y motivadoras en medio de la pandemia.

Eddy Cuitiva, profesora de primero de primaria resalta: “Me llena de emoción recorrer el camino al colegio, aunque se siente mucha nostalgia de no encontrar a los niños. Ha sido un año muy especial porque de alguna forma nuestra relación ha traspasado límites, ellos pudieron conocer mi casa por las pantallas y tenemos una línea de WhatsApp para mantener una comunicación estrecha, además de que me permite enviar saludos y audiocuentos; además puedo relacionarme más con los padres de familia”.

También, aunque normalmente no realizaban clases virtuales, los docentes han obtenido nuevos aprendizajes. Carol Santana, profesora de español de bachillerato, menciona: “Hemos vivido varias etapas acompañados de las directivas del colegio, se han organizado diferentes horarios para responder a nuestra labor educativa, nos seguimos adaptando a la modalidad virtual. A nivel personal he aprendido a manejar varias herramientas y plataformas que nos permiten mantenernos conectados”.

Los profesores de la FEM tienen el reto de aumentar el número de encuentros sincrónicos para mantener el nivel académico que los caracteriza y continuar con una cultura de autocuidado que sea replicada en los estudiantes.

#OrgulloMatosero